Historia de un país lejano

teotihuacan panoramica 02

“La historia es fascinante” es una frase que carece de sentido para muchas personas, en especial para los niños cuando la aprenden en la escuela y de entre esos niños, en especial para mí que siempre iba arrastrando con la materia. Pero todo cambia cuando la historia se vuelve TU historia, cuando se vuelve parte de tí. Justo eso me ocurrió ahora que estoy en España. De pronto se me exaltó el espíritu nacionalista y me dio por buscar mis orígenes, aquello que me hace ser verdaderamente mexicana. Así fue como comencé a leer “La Conquista de México” de Hugh Thomas y descubrí en este libro (paradojicamente escrito por un inglés) un montón de cosas interesantes sobre los Aztecas y todos los pueblos sometidos a ellos que formaban parte de la comunidad Mexica de aquellos tiempos; y también sobre los Españoles, esa herencia de la que a veces renegamos pero que es tan parte nuestra como la indígena. El libro tiene como unas ochocientas páginas y aún no lo termino, así que voy a resumirles las cosas más interesantes que he encontrado en él.

QUEMARON LAS NAVES. – A lo mejor es algo que muchos ya saben, pero a mi este Cortés no deja de sorprenderme en todo el libro. Resulta que cuando llegó a la Villa Rica de la Vera Cruz por primera vez, era tal su ambición y su osadía que, temiendo la dimisión y el complot de sus hombres hizo quemar nueve de los doce barcos en los que habían venido para que nadie pudiera dar marcha atrás pasara lo que pasara.

DURO Y A LA CABEZA. – Los Aztecas y la mayoría de los pueblos del antigüo México cuando tenían una guerra no intentaban matar a su enemigo, sino capturarlo. Para ellos lo más importante era tener esclavos para sacrificarlos en ofrenda a los dioses. Esta idiosincrasia pesó mucho en los enfrentamientos contra los conquistadores españoles que, por supuesto, no se andaban con sutilezas e iban directo a matar.

EL SECUESTRO. – Moctezuma, que era por entonces el emperador de los Aztecas y el más poderoso emperador del Valle y sus alrededores, fue secuestrado por Cortés durante varios meses, después de que el primero le brindara su amistad al segundo. Con el secuestro Cortés habilmente pretendía dejar sin cabeza a un imperio que no sabía ni podía funcionar de otra forma que no fuera bajo las órdenes de su gran e indiscutible monarca. (Osea, que no había vicepresidente, ni comité de crisis, ni nada de eso.)

LAS ARMAS BIOLÓGICAS. – Una de las armas más efectivas que utilizaron los españoles sin saberlo, para minar a la población indígena fue la viruela. El organismo de los indios no tenía defensas contra esa enfermedad que en Cuba y en Santo Domigo prácticamente acabó con la población indígena (que previamente había sido reducida por las armas y los trabajos forzados). Por su parte los Españoles que estaban ya bastante acostumbrados a virus y epidemias no se vieron afectados porque habían desarrollado ya una especie de vacuna natural.

teo_02_peque teo_03_peque teo_01_peque

Bueno, hasta aquí la clase de hoy, seguiré informando de las intrigas de esta interesante novela que es nuestra historia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *