La mejor droga del mundo

Hace unos meses pasé a comprar uno de esos deliciosos capuchinos que venden en el Starbucks y vi un letrero en la tienda que decía: ¿Quieres saber más sobre el café? infórmate sobre nuestros seminarios gratuitos. Así que no lo pensé dos veces y me apunté. Ya había perdido la esperanza porque pasaron como dos meses antes de que me llamaran, pero hace un mes lo hicieron preguntándome si aún estaba interesada.

starbucks01

Comencé las clases y está siendo super interesante. Primero te enseñan los aspectos básicos que tienes que catar cuando pruebas un café: aroma, acidez y cuerpo. Luego vimos las distintas zonas donde se cultiva el café, que están básicamente comprendidas dentro de la franja que va del trópico de cancer al de capricornio, porque es donde el clima lo permite. En este cinturón se cultiva alrededor del mundo ese fruto que luego a algunos nos vuelve locos.

Una cosa interesante que aprendí es que los cafés latinoamericanos son más ácidos que los indonesios por ejemplo, estos últimos por el contrario tienen más cuerpo y son más terrosos.

Me gustaría contarles todo lo que me han contado a mí porque lo encuentro apasionante, como por ejemplo el cultivo en zonas volcánicas, o el proceso de lavado y tostado del grano; o cómo influyen de manera impresionante las siembras que están alrededor de las plantaciones en los tonos aromáticos y en el sabor mismo del café, el problema es que no tengo todo el blog para esto, así que voy directamente a confesarles mi parte preferida.

Según los starbuckianos (y creo que los sommelier en general) hay una cosa llamada “perfect pairing” que es el acompañamiento perfecto, en este caso para cada tipo de café. Así que me la he pasado probando toda clase de pastelitos, brownies, pays y galletitas para encontrar esas notas perfectas que se complementan en el paladar. JAJAJA ¿a quién quiero engañar?, soy una tragona consumada sin ningún tipo de paladar exquisito, el café me sigue sabiendo a café nomás y el chocolate a chocolate. Espero desarrollar un poco más estas habilidades en las próximas sesiones, pero no prometo nada.

Advertencia: Para todos mis amigos/hermanos globalifóbicos, anti-cadenas, defensores del comercio justo, la vendimia local y toda esa larga lista de etcéteras. Por favor déjenme disfrutar de este sencillo y absurdo placer clasemediero, déjenme vivir en mi erronea aspiración pequeñoburguesa, se los voy a agradecer de corazón.

Ahora puedo decirlo: Me encanta el strabucks y
¡el café es la mejor droga del mundo!

starbuckslogo

3 comments

  1. Javier dice:

    Se te ha olvidado comentar las maravillosas fiestas de la banana que organizan… bueno eso siempre que no llegues a la fiesta un día tarde como nosotros. De todas formas estuvo divertido nuestra fiesta particular en el Starbucks y hasta nos regalaron unos pedacitos de pastelito de no se qué. Jejejeje.

    Y yo que ni tomaba café, ahora por tu “culpa” soy otro adicto más al Starbucks, ¿será por las conversación? 😀

  2. Mario dice:

    interesante.. pero pense q dirias q el cafe es la mejor droga.. por sus cualidades farmacologicas.. no por su gusto o variedad.. de todas formas me gusto tu articulo =)
    (aunq no me gusta el cafe)

  3. maxitropico dice:

    diria que comentarios de este estilo arruinan un blog te doy 2 puntos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *